Descripción

Molino la Flor es un alojamiento muy especial y diferente, ya que se trata de un antiguo molino totalmente recuperado, que conserva todo el encanto de este tipo de construcción tradicional. Localizado a orillas del río Guadiaro, del que tomaba las aguas, sus estancias se han rehabilitado resultando en un interior asimétrico e irregular, con mucha personalidad en todos sus detalles y decoración.

El Molino la Flor acoge hasta 15 huéspedes, distribuidos en seis dormitorios independientes pero conectados entre sí, de varias plazas cada uno en camas, literas y divanes, todas de 0,90 m. Esto hace al Molino la Flor perfecto para el aljamiento de grupos de amigos grandes familias. El resto del edificio tiene varias estancias y salas con sillones, sofás, mesitas, rincones llenos de cojines en los que relajarse, jugar, descansar, charlar... Dentro del edificio hay un baño completo y a pocos metros, un pabellón de servicios con 3 duchas, 3 váteres y 6 lavabos.

Una de las características más especiales de Molino la Flor es que está sobre los restos de un puente romano, sobre los que se apoya; en el exterior, toda el área ha sido acondicionada como jardín y zona de recreo: una amplia piscina de uso privado para el Molino la Flor, hay un mirador-solarium, zona de barbacoa y una gran mesa para comer fuera y mobiliario de jardín.

Molino la Flor está ubicado en una parcela muy amplia, en la que también se encuentran el Molino el Inglés y el alojamiento singular Villa Sandía, con los que comparte algunas de las zonas recreativas de la parcela.

Características

General

  • Niño amigable
  • Se admiten mascotas

Características

  • Tipo de alojamiento: Molino
  • Cantidad de personas (mínimo): 1
  • Cantidad de personas (máximo): 15
  • Cantidad de baños: 1
  • Hora de llegada: 15:00
  • Hora de salida: 10:00

Bienestar

  • Piscina privada

Instalaciones de exterior

  • Barbacoa
  • Patio
  • Muebles de patio
  • Jardín
  • Charca/Acequia
  • Mobiliario de jardín

Niños

  • Cama infantil

Privacidad

  • Privacidad

Calefacción

  • Chimenea

Mapa y alrededores

Jimera de Líbar

Jimera de Líbar es un encantador pueblo localizado en el extremo occidental de la provincia de Málaga, a orillas del río Guadiaro y a los pies de la Sierra de Grazalema. Su nombre es de origen árabe y se refiere a la fortaleza islámica medieval Inz Almaraz (castillo de mujer), donde ahora se alza la Iglesia de Nuestra Señora del Rosario. Los habitantes de Jimera de Líbar, Benaoján, Cortes de la Frontera, Montejaque y Atajate, fueron protagonistas en la Guerra de Independencia en la batalla liderada por el guerrillero José de Aguilar en la sierra, donde derrotaron a los franceses. En el siglo XIX vio su auge gracias a la estación de ferrocarril y el comercio de paños, mantas de lana merina y otros productos de la zona.

Jimera de Líbar está bien comunicado con Ronda, una de las ciudades más auténticas de España por las vistas que provoca el tajo del río Guadalevín y por su gastronomía y viticultura. Pero además, está a los pies del Parque Natural de la Sierra de Grazalema y muy cerca de una de sus principales atracciones, la Cueva de la Pileta; y es origen de diversas rutas de senderismo que harán las delicias de los naturalistas.