Descripción

El Molino del Caracol ha sido convertido por Juana y Paco, sus actuales propietarios, en una casa con encanto, cómoda y particular con un atractivo jardín. El antiguo molino se restauró en 1990 gracias a la inestimable ayuda del arquitecto inglés George Barnes, amigo de la anterior propietaria Elizabeth Dadley. En el proyecto de rehabilitación se tuvo especial cuidado de respetar todo el encanto tradicional del molino, manteniendo y recuperando sus gruesos muros de piedra, los suelos de barro y los techos de madera. Además, la mayoría de los muebles fueron hechos a mano por otro antiguo propietario, un artesano carpintero a quien todos conocían como "El Rubio".

El Molino del Caracol acoge hasta un máximo de 8 personas distribuidas en tres dormitorios: 1 dormitorio con cama de matrimonio y baño en suite; 2 dormitorios dobles con dos camas individuales cada uno; y 1 sofá-cama en el salón. Todos los dormitorios están equipados con aire acondicionado y calefacción. La casa además cuenta con una cuna de viaje, y la posibilidad de añadir dos camas supletorias.

Molino del Caracol tiene una entrada distribuidor que da al salón principal, amplio y con chimenea (leña incluida en el precio), y equipado con televisión y DVD además de una colección de juegos y biblioteca. Una hermosa cocina-comedor rústica, con mesa grande para acomodar fácilmente a 6-8 personas, está decorada con azulejos tradicionales hechos a mano y muebles de madera de pino viejo. Está equipada con: frigorífico congelador, placa de inducción, lavavajillas, horno eléctrico, microondas, tostador, exprimidor, hervidor de agua, lavadora, etc.

Hay dos baños, uno en suite en la habitación principal con cama de matrimonio, y otro con vistas hacia el jardín, ambos completamente equipados, con azulejos y apliques de madera.

En el exterior, un bonito jardín con barbacoa de obra y una terraza de piedra situada junto a la cocina, para disfrutar de las comidas al aire libre bajo la sombra de la parra y la higuera centenaria. En la terraza hay una antigua piedra de molino que puede servir como mesa. Desde el jardín, se accede a la piscina privada, equipada con sombrillas y tumbonas.

Situado en las afueras de Benaoján, desde el molino podrá disfrutar del aroma y las vistas de la típica serranía andaluza, vestida de olivos y encinas. Además, desde el Molino del Caracol el viajero tiene muy fácil acceso tanto al interior de la Sierra de Grazalema, como a las localidades de Ronda y Setenil de las Bodegas, declaradas conjuntos históricos de gran valor.

Características

General

  • Aire acondicionado
  • Niño amigable
  • Con Internet

Características

  • Tipo de alojamiento: Molino
  • Cantidad de personas (mínimo): 1
  • Cantidad de personas (máximo): 8
  • Cantidad de habitaciones: 3
  • Cantidad de baños: 2
  • Cantidad de plantas: 2
  • Hora de llegada: 15:00
  • Hora de salida: 10:00

Bienestar

  • Piscina privada

Instalaciones de exterior

  • Plaza(s) de aparcamiento
  • Patio
  • Muebles de patio
  • Jardín
  • Mobiliario de jardín

Audio/Internet

  • TV

Niños

  • Cuna

Juegos

  • Juegos de mesa
  • Libros

Privacidad

  • Privacidad

Calefacción

  • Calefacción eléctrica
  • Chimenea

Mapa y alrededores

Benaoján

Benaoján (Málaga) es uno de los pueblos blancos de la Sierra de Grazalema, situado en su vertiente oriental, muy próximo a multitud de lugares de interés tanto natural como cultural. Entre los más cercanos, se puede disfrutar de algunas de las encantadoras rutas de senderismo que parten desde la estación del pueblo y que puedes recorrer a pie, en bicicleta o a caballo, y por donde además encontrarás vías ferratas, zonas de escalada, etc. Además, en el pueblo se encuentra un parque infantil y variadas opciones de ocio y restauración.

Esta zona es también uno de los rincones favoritos para espeleólogos y arqueólogos debido a las cuevas originadas por su geología kárstica, donde además puedes iniciarte en el descenso en cueva, o simplemente maravillarte con su visita: las más importantes son Cueva de la Pileta, Cueva del Gato y el Hundidero. Benaoján recibe el nombre del "pueblo de las cien fuentes" por sus numerosos manantiales, entre los que destaca el Nacimiento de los Cascajales. En el pueblo también se puede visitar patrimonio histórico entre el que destaca la torre medieval de origen árabe.