Cómo llegar al Valle del Jerte

En el norte de la provincia de Cáceres, lindando con Ávila y Salamanca, se encuentra este coqueto y encantador valle al que la naturaleza ha agraciado con una climatología notablemente benigna y unas fértiles tierras. Protegido por las estribaciones de la Sierra de Gredos en sus lados este y sur, y por la Sierra de Béjar en su lado noroeste, el río Jerte discurre alegre y energético unos 50 km de curso alto, desde su nacimiento en Tornavacas hasta Plasencia, regando a su paso las lomas del valle y el resto de pueblecitos que ocupan sus rincones: Jerte, Cabezuela y Navaconcejo en la parte más alta del valle; y Rebollar, El Torno, Valdastillas, Cabrero, Casas del Castañar… llegando al Embalse de Plasencia.

Aunque el Valle del Jerte preserva mucho de su sabor y encanto precisamente por estar relativamente apartado de grandes núcleos de comunicación, es muy fácil llegar hasta él desde varios puntos de España. Además, cualquiera de las vías de acceso aportarán a tu viaje nuevos lugares y rutas por descubrir. Tanto si puedes disponer de coche para moverte, como si prefieres la aventura del autobús o el romanticismo del tren, estas son algunas de las mejores opciones para llegar al Valle del Jerte y disfrutar desde tu primer minuto en España.

 

Llegar al Valle del Jerte en coche desde Madrid

El aeropuerto internacional mejor comunicado con el Valle del Jerte es el de Madrid-Barajas. Tanto desde Amsterdam como desde Eindhoven hay vuelos directos diarios hasta Madrid por lo que esta es la forma más sencilla y directa ya que además tienes la libertad de poder embarcar en cualquier momento. Una vez en Madrid, hay varias opciones para llegar al Valle del Jerte por tierra, dependiendo del medio de transporte que prefieras.

 

Llegar al valle desde Ávila

Si lo tuyo es la libertad de movimientos y horarios, y te apetece aventurarte a descubrir otros puntos de interés por el camino, entonces la mejor opción es alquilar un coche directamente en el aeropuerto de Madrid-Barajas, y en cualquier caso está junto a la circunvalación M-40 que te llevará hasta la carretera que elijas. A partir de aquí, tienes tres rutas principales que se diferencian sobre todo por el tipo de paisaje que vas a recorrer. El Valle del Jerte se encuentra en el extremo occidental de la Sierra de Gredos, por lo que tendrás que rodearla bien por su vertiente norte, o por la vertiente sur:

  • bordeando el lado norte de la Sierra de Gredos por Ávila, la ciudad amurallada Patrimonio de la Humanidad, llegarás al Valle del Jerte desde su cabecera en el nacimiento del río. Esta ruta tiene un alto valor paisajístico y te permitirá apreciar por el camino la inmensidad de la Sierra de Gredos de forma muy próxima. Si quieres ahorrar algo de tiempo, puedes tomar la autovía A-6 desde la M-40 en dirección norte hasta Villacastín, y allí la AP-51 hasta Ávila. Pero si eres adicto a las carreteras secundarias, sigue por la M-40 hasta tomar la N-501 en dirección oeste hasta San Martín de Valdeiglesias, una de las zonas vinícolas más importantes de la región de Madrid. Desde San Martín de Valdeiglesias, la carretera local N-403 en dirección norte te llevará hasta Ávila bordeando las estribaciones orientales de la sierra de Gredos. Una vez en Ávila, la carretera local N-110 en dirección suroeste te llevará directamente hasta Tornavacas, Jerte, y el resto del valle hasta Plasencia. Pero además, en el transcurso conocerás algunos de los pueblos más bonitos e históricos de la provincia, como Piedrahíta o el Barco de Ávila.
La energía del agua y la sierra en el lado norte del Valle del Jerte
La energía del agua y la sierra en el lado norte del Valle del Jerte

Llegar al valle desde Plasencia

  • bordeando el lado sur de Gredos, la opción más rápida para llegar a Plasencia y recorrer el Valle del Jerte desde su parte más baja remontando el río, es tomar la carretera A-5 desde la M-40 en Madrid. Esta ruta te llevará por una cómoda autovía hasta el valle en dos horas y media atravesando el norte de la provincia de Toledo y siguiendo parte del recorrido del río Tajo. Por este camino conocerás localidades muy interesantes como Talavera de la Reina, famosa por la belleza y calidad de su artesanía cerámica, Patrimonio de la Humanidad; o Navalmoral de la Mata, referente del arte megalítico de la Península Ibérica donde se concentran impresionantes dólmenes. Pasado Navalmoral, debes tomar el desvío por la autovía EX-A1 en sentido oeste para llegar hasta Plasencia, y una vez allí, la carretera N-110 en sentido noreste que recorre el valle te llevará hasta la localidad de Jerte, Tornavacas y el nacimiento del río.
  • también puedes bordear el lado sur de la Sierra de Gredos por Arenas de San Pedro para llegar hasta Plasencia. Aunque tardarás unas cuatro horas, esta ruta es simplemente deliciosa, ya que te llevará a través de la Comarca de la Vera, llamada así por transcurrir a la vera del río Tiétar, conocida por la calidad de los productos de sus huertas y por la belleza de sus pueblos. Para seguir esta ruta, también debes tomar la carretera N-501 en dirección oeste hacia San Martín de Valdeiglesias y continuar por la misma. En el transcurso puedes conocer el puente romano de La Iglesuela, Candeleda y sus curiosos sequeros, o comprar pimentón en Madrigal de la Vera. Una vez llegues a Plasencia, toma la carretera N-110 en dirección noreste hacia Jerte.
Vista del Valle del Jerte desde la Ermita Virgen del Puerto, en Plasencia
Vista del Valle del Jerte desde la Ermita Virgen del Puerto, en Plasencia

¿No puedes conducir? ¡Ningún problema!

Esta misma ruta hasta Plasencia pasando por Ávila y atravesando todo el Valle del Jerte, la cubren varios autobuses diarios desde Madrid. Salen de la Estación Sur de Autobuses en Méndez Álvaro, y tardan unas tres horas y media en llegar hasta Plasencia a precios muy económicos. Una vez en el Valle del Jerte, puedes elegir dónde bajar a disfrutar, ya que estos autobuses tienen parada en los pueblos de Navaconcejo, Cabezuela del Valle, Jerte y Tornavacas, así como en los cruces hacia Casas del Castañar, El Torno, Valdastillas y Rebollar.

Y por supuesto, para los viajeros fieles al ferrocarril también existe una muy buena opción: una línea de RENFE directa entre Madrid-Chamartín y Cáceres, con parada en Plasencia, con dos trenes diarios que la cubren. Sigue la ruta por Talavera de la Reina y Navalmoral de la Mata, y llega a Plasencia en algo menos de tres horas. Una vez en Plasencia, la línea de autobús que recorre el valle te permitirá acceder al resto de localidades.