Cómo llegar a los Valles Pasiegos

Los Valles Pasiegos se encuentran en una pequeña zona localizada en la cornisa norte de España, en el corazón de la región de Cantabria. El entorno se caracteriza por ser un conjunto abigarrado de pequeños valles atravesado por el río Pas, sus afluentes Magdalena y Pisueña, y el río Miera al este. La particularidad de su paisaje ha hecho que durante muchos siglos los Valles Pasiegos se hayan conformado como una tierra con identidad, historia e incluso dialecto propios, mantenidos gracias al esfuerzo de sus habitantes.

 

La comarca de los pasiegos

Históricamente se conoce como la Pasieguería, y adentrarse en ella es asomarse a la vida de los pastores que desde tiempo medieval recorrían estos valles, desde las cabeceras de los ríos hasta su curso medio, aprovechando los distintos passos de la comarca y buscando los mejores pastos para su ganado. Tras las largas jornadas de pastoreo, los pasiegos se alojaban en sus típicas cabañas de piedra y durante el invierno, se asentaban en las zonas medias de los valles, alrededor de las iglesias y monasterios que se habían ido creando por ejemplo en Vega de Pas, San Roque de Riomiera o Sarón.

En el curso bajo de estos ríos, hacia la costa, el paisaje cambia y los valles son más abiertos. Aquí se encuentran localidades como Puente Viesgo, Vargas o Castañeda, de muy fácil acceso desde Santander, y que sorprenden por la riqueza y decoración de sus iglesias barrocas y palacetes señoriales, contrastando con la humildad de las cabañas pasiegas. Según la zona por la que prefieras entrar, te ayudará a confeccionar tu viaje.

 

Llegar en coche desde Santander

El aeropuerto más cercano a los Valles Pasiegos es Santander, la capital de la región, una ciudad que también te sorprenderá por su belleza de estilo continental y su ambiente portuario. Aunque no hay vuelos directos desde Holanda, sí puedes optar por tomar alguno de los vuelos directos regulares desde Bruselas. Una vez en Santander, es muy fácil llegar al interior de los Valles Pasiegos, ya que las distancias son cortas y las rutas están llenas de encanto:

  • Tienes la opción de alquilar un coche en el aeropuerto y dirigirte hacia Sarón por la CA-142 bordeando el Parque de Cabárceno. Desde Sarón, puedes atravesar los Valles Pasiegos hacia el sur siguiendo la CA-142 hasta Villacarriedo, y la CA-262 hasta Vega de Pas. Desde allí, un entramado de pequeñas y deleitosas carreteras locales te acercarán a cualquiera de las aldeas de la parte alta de los valles, como Yera o San Pedro del Romeral.
  • Por otro lado, puedes acceder a la Pasieguería remontando el río Pas si tomas la carretera N-623 desde Santander, que te llevará por algunos de los pueblos más señoriales como Vargas o Puente Viesgo. Siguiendo la misma carretera en dirección sur llegas hasta Ontaneda, en el corazón de los Valles Pasiegos.

 

casa de piedra con flores cantabria
Hermosas casonas de piedra en Villacarriedo, en los Valles Pasiegos

Llegar en coche desde Bilbao

Otra opción es viajar desde Amsterdam hasta Bilbao, en el País Vasco, ya que hay vuelos directos prácticamente a diario. Además, si tienes algo de tiempo extra, puedes acercarte a conocer el pintoresco Casco Viejo, disfrutar de sus pintxos o visitar el Museo Guggenheim. Una vez decidas emprender el camino hacia los Valles Pasiegos, lo más fácil es alquilar un coche en el Casco Viejo o en el aeropuerto; para el trayecto tienes dos opciones según tus gustos: bien por el interior o por la costa.

  • Por el interior, atravesando los parajes de la cornisa cantábrica llegarás a la zona alta del Valle del Pas en unas dos horas. Toma la carretera BI-636 para salir de Bilbao hacia poniente, y cruza todo el norte de la provincia de Burgos usando las carreteras CL-629 y BU-526 hasta Espinosa de los Monteros, y BU-570 para llegar a Cantabria. Continúa por la carretera CA-631 para llegar hasta Vega de Pas por Yera.
  • Por la costa, llegarás a la zona baja de la Pasieguería de forma muy sencilla, ya que solo debes tomar la autovía A-8 desde Bilbao directamente hasta Sarón, o más adelante hasta Puente Viesgo. Esta vía es más rápida, aunque lo más probable es que decidas hacer alguna parada para disfrutar de las vistas de los acantilados.

 

cielo azul sobre loma verde y casitas
Aldeas y cabañas dispersas en los valles altos pasiegos, Cantabria

¿Y si no quieres conducir?  Ven en autobús o en tren hasta los Valles Pasiegos

Varios autobuses diarios te llevarán desde la Estación de Autobuses de Santander por las mismas rutas, mientras disfrutas del paisaje y de forma directa: en una hora estarás en Selaya o en Puente Viesgo, ¡a tu elección!

Además, hay una forma muy interesante de llegar a los Valles Pasiegos, imprescindible para los viajeros amantes del tren: el Ferrocarril de Vía Estrecha, una de las líneas más antiguas de tren que quedan en España. Estos trenes recorren gran parte de la Cornisa Cantábrica y se caracterizan porque el ancho de su vía es inferior al del resto del país, para poder atravesar más fácilmente los continuos valles y relieves abruptos de la zona.

Tanto en los aeropuertos como en las ciudades de Bilbao y Santander, puedes tomar un tren de cercanías que conectan directamente y sin transbordo con las líneas de vía estrecha, y llegar hasta Liérganes, a la orilla del río Miera; o a Renedo de Piélagos, muy cerca de Puente Viesgo, en la parte baja de los valles. En cualquier caso, son trayectos de unas dos horas desde Bilbao y una hora desde Santander, para que simplemente te sientes y disfrutes, quizá mientras planeas tu llegada, fotografías el paisaje o charlas con otros viajeros.