Cómo llegar a La Jacetania

La Jacetania es una comarca histórica y natural que se encuentra junto a la frontera con Francia, en la zona de los Pirineos occidentales de Huesca (Aragón). Pese a lo abrupto de su paisaje, la comarca es atravesada de norte a sur por varios valles muy profundos de gran belleza, que al mismo tiempo han servido como paso natural entre ambos lados de las montañas.

Tres maneras inspiradoras de llegar a La Jacetania

La comarca tiene su núcleo más relevante y 'capital' en Jaca, una pequeña ciudad que es por cierto cuna del románico jaquense y que el viajero no querrá dejar de visitar. Localizada en tierras pre-pirenaicas, está bien comunicada por carretera con la capital de la provincia, Huesca; aunque también con otras ciudades cercanas con aeropuertos que reciben vuelos internacionales, como Pamplona (Navarra) y Zaragoza (Aragón) en España, o Pau en Francia. De todas las variantes que tiene el viajero para llegar a una ciudad como Jaca que siempre ha sido lugar de encuentro entre diversos pueblos, desde aquí le invitamos a explorar tres muy inspiradoras, bien sea en tren, autobús e incluso, ¡en coche compartido! Por supuesto, una vez allí podrás alquilar un vehículo para poder moverte con libertad por toda la comarca, pero... ¿qué tal si te dejas llevar por la aventura de un trayecto diferente?

 

Desde Pau a Jaca en coche compartido

Esta es sin duda una de las opciones más interesantes, ya que la cercanía de estas dos bellísimas ciudades hace que cada fin de semana numerosos jóvenes, visitantes o familiares se desplacen de un lado a otro de las montañas. Cualquier aplicación para compartir vehículo te servirá, ya que son muy diversas las opciones de gente que atraviesa la frontera. Además, esta opción es perfecta si prefieres alquilar tu propio medio de transporte una vez que ya estés en España, pero no quieres perderte la vertiente francesa de los Pirineos.

Pau y Jaca están efectivamente una frente a la otra, pero a ambos lados de la magnífica y escarpada masa montañosa que forman los Pirineos: al norte Pau, en Francia; al sur Jaca, en España. Afortunadamente, los profundos valles excavados con energía por el río Gave d'Aspe en Francia, y por el río Aragón en España, han creado unos pasos naturales que han sido utilizados desde tiempos ancestrales hasta hoy.

Es un trayecto de unas dos horas: desde Pau, hay que tomar la carretera N-134 en dirección sur, y pasar por Bidos, Lescun y atravesar la frontera con España por Candanchú, la famosa estación invernal de esquí. Un vez aquí ya estáis en La Jacetania, y si seguís hasta Jaca atravesaréis la hermosa localidad de Canfranc con su emblemática estación de ferrocarril (hoy convertida en museo), y siguiendo la carretera E-7 en dirección sur, llegaréis hasta Jaca, atravesando los pequeñitos pueblos de casitas de piedra con tejados de pizarra tan característicos. 

De Pamplona (Navarra) a Jaca en autobús

Una ventaja de esta opción es partir del Aeropuerto de Pamplona en la región de Navarra, ya que es el aeropuerto internacional más cercano a Jaca (Huesca). A Pamplona, famosa sobre todo por sus encierros, llegan vuelos de todas partes del mundo con cierta regularidad. En el mismo aeropuerto puedes tomar un shuffle que te llevará al centro de la ciudad, donde se encuentra la Estación de Autobuses. De esta manera, tendrás la oportunidad de conocer la vetusta Iruña (nombre local de Pamplona) y comenzar tu ruta de la mejor manera: disfrutando su trazado medieval, y por supuesto de sus pintxos y sus vinos.

Una vez en el autobús llegarás a Jaca en dos horas, con el aliciente de dejarte llevar a través de las tierras del pre-Pirineo de oeste a este: primero, la calma del valle de Elorz en Navarra hasta Liédena; y después, la remontada del río Aragón ya en Huesca, atravesando algunas de las localidades más bellas e interesantes de estas dos provincias, conocidas por conservar auténticas joyas del románico: el pueblecito de Yesa (Navarra), donde se halla el Monasterio de Leyre; el pueblo abandonado de Escó (Huesca), hoy museo etnográfico al aire libre; o Santa Cilia (Huesca), un coqueto pueblo medieval ya muy cerca de Jaca, desde donde se puede acceder a Santa Cruz de la Serós y el Monasterio de San Juan de la Peña, y donde además se encuentra un interesante aeródromo para los amantes de la adrenalina.

Vista de Escó (Huesca) llegando a Jaca desde Pamplona (Navarra)
Vista de Escó (Huesca) llegando a Jaca desde Pamplona (Navarra)

De Zaragoza a Jaca en tren

Como en el caso de Pamplona (Navarra) y de Pau (Francia), el Aeropuerto de Zaragoza es uno de los tres aeropuertos internacionales más cercanos a Jaca. En este caso además, es el punto de partida ideal si lo que quisieras fuera llegar a Jaca en tren, ya que hay una línea de Renfe directa entre las dos localidades. Desde el aeropuerto sale un autobús cada media hora hasta el casco histórico de Zaragoza, la imponente Caesaraugusta romana. Allí, antes de tomar el tren en la Estación de Zaragoza-Delicias, lo ideal sería aprovechar que estás en la capital del Ebro, asombrarte con las ruinas romanas, con la curiosa cola de visitantes de la Basílica de Nuestra Señora del Pilar, y por supuesto disfrutar de su tradicional ruta de tapeo por los barrios de El Tubo, Centro y Delicias... ¡Se te irá la mañana entera y te sabrá a poco!

Una vez en el tren (suelen partir dos diarios, uno a primera hora de la mañana y otro a primera hora d ela tarde) llegarás a Jaca en unas tres horas. El trayecto en tren va remontando un largo tramo del río Gállego en sentido norte: primero a través de la provincia de Zaragoza, pasando luego por Huesca; y de aquí hasta Sabiñánigo, ya muy cerca de Jaca. En el transcurso de este ascenso, el viajero verá cómo el paisaje de valles y lomas cercanos a Zaragoza se va transformando en las tierras del pre-Pirineo, y como referente, las vastas montañas al fondo. Un placer para los sentidos y una manera emocionante de llegar a tu destino.

Puente sobre el Ebro y Catedral de Zaragoza, punto de partida hacia Jaca en tren.
Puente sobre el Ebro y Catedral de Zaragoza, punto de partida hacia Jaca en tren.