Descripción

En Los Cuatro Olivos el relax, la tranquilidad y el disfrute de la naturaleza están asegurados gracias a la situación de las casas, totalmente integradas en el magnífico ambiente rural de campo y pueblo que ofrece esta zona de la Sierra de Cádiz. Una gran piscina privada, rodeada de zonas ajardinadas y recreativas, unas espectaculares vistas y su ubicación, hacen de Los Cuatro Olivos una opción muy especial para los amantes de la España auténtica.

En Los Cuatro Olivos hay dos casas independientes, que pueden alquilarse en conjunto o por separado, acogiendo juntas a un total de 12-14 personas. Las casas están contiguas, y cada una tiene su propia zona de estar, con salón comedor, chimenea, una cocina completa y los correspondientes dormitorios y baños. Las dos casas comparten la magnífica parcela que las rodea, en la que se encuentran las zonas comunes de terraza, porche con mobiliario de jardín, zona de barbacoa para disfrutar cocinando junto con amigos o familiares, area recreativa con juegos para toda la familia, y por supuesto la magnífica piscina, para disfrutar a lo grande.

Los Cuatro Olivos I es la estancia de dos alturas, que se han abierto en la zona de salón-comedor, lo que le otorga mucha amplitud y luminosidad. En esta casa pueden alojarse hasta ocho personas, distribuidas en dos dormitorios dobles con cama de matrimonio y un dormitorio cuádruple, con dos camas individuales más un sofá-cama.

En el salón, es protagonista una estupenda chimenea de pellets frente a la que sentarse en las acogedoras tardes de otoño e invierno. Pero además, destaca su decoración rústica, mezcla de estilos castellano y morisco, con detalles en madera, hierro forjado, azulejos estrellados, arco ojival... Los Cuatro Olivos I cuenta con una cocina con todos los electrodomésticos necesarios, barra americana que conecta con el salón, dos baños completamente equipados, y una coqueta escalera con baranda en hierro forjado que conecta con el piso superior. Los techos abuhardillados con vigas de madera contribuyen al encanto de esta casa.

Los Cuatro Olivos II es la casa contigua, con capacidad hasta ocho personas, ya que cuenta con tres dormitorios dobles dobles, uno con cama de matrimonio y otros dos con dos camas individuales, y un encantador dormitorio-buhardilla localizado en altura en el interior de la casa, al que se accede desde una escalinata en el salón. El salón-comedor es la estancia principal, y cuenta con conjunto de cómodos sofás, mesa amplia de comedor, y una hermosa chimenea de ladrillo para sentarse al calor del fuego y escuchar el crepitar de la lumbre. Toda la decoración es muy cuidada y auténtica, con detalles de madera, hierro forjado, azulejos decorativos, ladrillo y piedra vistos, etc. En Los Cuatro Olivos II, el viajero también encontrará una acogedora cocina y un coqueto baño, ambos completamente equipados.

En la finca, donde no lejos se encuentra la casa rural El Rincón de Marco y María, se encuentra además una inquilina permanente que hace las delicias de todos los niños y los amantes de los animales, la burrita Margarita. ¡No te la puedes perder!

 

Opiniones

Nog geen beoordelingen beschikbaar.

Características

General

  • Niño amigable
  • Se admiten mascotas previo aviso
  • Con Internet
  • Orientación oeste

Características

  • Tipo de alojamiento: Casa de campo
  • Cantidad de personas (mínimo): 2
  • Cantidad de personas (máximo): 14
  • Cantidad de habitaciones: 7
  • Cantidad de baños: 3
  • Cantidad de plantas: 2
  • Hora de llegada: 15:00
  • Hora de salida: 10:00

Bienestar

  • Piscina privada
  • Piscina compartida

Instalaciones de exterior

  • Barbacoa
  • Plaza(s) de aparcamiento
  • Terraza
  • Jardín
  • Mobiliario de jardín

Audio/Internet

  • Reproductor de DVD
  • TV
  • WIFI

Juegos

  • Juegos de mesa
  • Libros

Privacidad

  • Se permiten otros huéspedes

Calefacción

  • Chimenea

Mapa y alrededores

Prado del Rey

Prado del Rey (Cádiz) es una de las localidades más interesantes en la ruta de los pueblos blancos que te llevará por el interior de las provincias de Cádiz y Málaga. A los pies de la Sierra de Grazalema en su vertiente occidental, recibe los beneficios tanto de la serranía como de la proximidad al mar, además del Parque Natural de Los Alcornocales en su lado sur. Bien comunicado por carretera y al mismo tiempo en un entorno privilegiado por la naturaleza, perfecto para desconectar, Prado del Rey es también el destino perfecto para descubrir la cultura local.

Su emplazamiento original fue el asentamiento romano de Iptuci, destacado por las salinas aún en funcionamiento y visitables, cuya producción exportaba por todo el Imperio (recordemos la importancia de la sal... ¡y del concepto de salario!), luego fortaleza nazarí reconquistada y abandonada. La actual población de Prado del Rey se fundó con Carlos III, y muestra de ello es la particular disposición en cuadrícula casi perfecta y el estilo colonial de sus calles y edificios.