Algunos de los pueblos más bellos de los Valles Pasiegos

Podríamos hablarte de cada uno de los pueblos y rincones que conforman esta rica zona de naturaleza, barroquismo y arqueología. En lugar de ello, hemos querido recopilar algunas de las mejores paradas en las que podrás degustar un poquito de todo. El tiempo de cada parada depende de ti.

Aunque casi todos los pueblos de los Valles Pasiegos se caracterizan por tener albergar un patrimonio y una industria similar, cada uno de los que hemos seleccionado son particularmente reseñables por algo especial. ¿Quieres descubrir lo mejor de cada uno de ellos?  

Puente Viesgo

Posiblemente este sea el lugar con más movimiento turístico de los Valles Pasiegos. Sin duda, el patrimonio más valioso del municipio de Puente Viesgo es el laberinto de cuevas prehistóricas del Monte Castillo entre las que se encuentran las cuevas visitables de El Castillo y Las Monedas.

Pero Puente Viesgo es mucho más que prehistoria. Sobre todo desde la remodelación del Balneario en 1991 el municipio ha vivido un auge del turismo notable. Precisamente, su preciosa estación de tren construida a principios del siglo XX era parada obligatoria para los viajeros que buscaban los beneficios de sus aguas termales. En consecuencia de ello, los servicios lúdicos y la oferta gastronómica se han disparado en la zona siendo reclamo de muchos visitantes en busca de una experiencia rural completa.

Villacarriedo

La grandeza de este municipio reside principalmente en la presencia del Palacio de Soñanes, la construcción civil más impactante de la arquitectura barroca de la región construida en el XVIII, reconvertida hoy en hotel y restaurante de lujo. Además de su patrimonio arquitectónico, Villacarriedo destaca por su naturaleza en estado puro; basta con realizar una ruta a pie o en coche por sus pueblos carredanos para descubrir sus casas de piedra engullidas por la vegetación decorativa y rodeadas por verdes paisajes.

Vega de Pas

Nos encontramos en el origen de las cabañas pasiegas, unas construcciones de uso pastoril fabricadas de piedra con tejados de lastra. Como podrás adivinar, las praderas verdes son infinitas y las vacas tiñen el paisaje con sus manchas. La actividad lechera aquí es súmamente importante, así como la producción de productos lácteos derivados. Sería un pecado no degustar aquí las famosas quesadas o los archiconocidos sobaos pasiegos.

Penagos

Como en el resto de municipios aledaños, Penagos se compone de construcciones arquitectónicas dignas de admirar, como el Palacio de Miranda, el Puente de Búmbaro o la Iglesia de San Jorge. Pero si de algo tiene que estar orgulloso este pueblo es por su Parque de Cabárceno. Asentado sobre un proyecto de recuperación medioambiental debido a la degradación paisajística provocada por la actividad minera de la zona, el Parque de Cabárceno es uno de los principales reclamos turísticos ya no solo de los Valles Pasiegos sino de toda Cantabria. Un parque naturalizado en el que se desarrollan proyectos para la conservación de especies en peligro de extinción y que alberga numerosos ejemplares animales de distintas especies en semilibertad. Con rutas a pie y en coche, resulta una de las actividades preferidas sobre todo para las familias con niños.

Liérganes

Si estás en modo de pasear por un pueblo con encanto, bienvenido a Liérganes. Su núcleo urbano invita a perderse por sus calles y disfrutar de las distintas construcciones, testigos de una actividad económica importante en el pasado. Aunque actualmente la industria está centrada mayoritariamente en los servicios turísticos, todavía podemos encontrar pequeñas fábricas de quesos y repostería tradicional. Pero sin duda, si por algo destaca este bellísimo pueblo es por sus construcciones de ingeniería hidráulica, destacando el Puente Mayor y los Molinos de la Casa del Ángel.

dorpen,valles,pasiegos, lierganes